¿Tu depósito de chapa se ha oxidado?



La corrosión galvánica es un problema frecuente y común en este tipo de depósitos, provocada especialmente por el contacto del agua y la humedad ambiental que se genera. Es recomendable colocar un aislamiento entre la chapa y el fluido, para asegurar la durabilidad y comportamiento futuro de la instalación. En Arapol, estamos preparados para sanear y reparar tu depósito de grandes dimensiones deteriorado, garantizándote su longevidad a base de PRFV. Con las mejores resinas y fibras de vidrio, junto a la profesionalidad de nuestro equipo, conseguiremos renovar tu depósito y ofrecerte 15 años de garantía. Llámanos y consúltanos sin compromiso.